Egipto

1.El factor geográfico y el ambiente histórico

La civilización egipcia tiene como marco geográfico el valle del Nilo. El clima de Egipto es desértico.  La sequía es constante y casi absoluta.  El cielo, limpio, sereno.  Las momias y pinturas se han conservado gracias a esta ausencia de humedad.  Egipto es un enorme desierto pedregoso, continuación del Sáhara, oasis con un largo y fértil, el valle del Nilo y su delta.  Sin este río la totalidad del país sería un árido desierto. 

Las aguas del Nilo llevan la fertilidad a este maravilloso país, que produce hasta tres cosechas al año.  El Nilo, procedimiento del lago Victoria, experimentación dos crecidas anuales: la prima, en junio, constituye el «Nilo verde», debido a las aguas verdosas y malsanas;  la segunda, en agosto, el «Nilo rojo», debido arrastre del limo rojizo de las tierras de Abisinia.

Podemos dividir geográficamente en Egipto en dos regiones: el Alto Egipto o Tebaida, con capital en Tebas;  y el Bajo Egipto o Delta.  La facilidad de comunicación mediante el Nilo motivó la creación de un solo estado. 

El pueblo Egipcio

El pueblo egipcio era pacífico y sedentario, dedicado a la agricultura. La población se agrupaba en nomos, prácticamen- te independientes.  La unidad económica y política impuesta el medio geográfico y el Nilo tuvo lugar hacia el tercer mi- Jod lenio antes de Cristo, por el faraón Menes, inaugurando la primera dinastía de los faraones.

En el desarrollo de la civilización egipcia se distinguen los siguientes períodos:

  1. Imperio Antiguo: Su capital fue Menfis. Sus faraones impresan la agricultura y el comercio con países vecinos. Construyeron grandes pirámides, como la de Keops, Kefrén y Micerino.  Los últimos faraones dejan a sus visires el gobierno, lleno de guerras y desastres, que llevan a la miseria. Egipto será entonces invadido por los nubios y pueblos asiáticos. 
  2. Imperio Medio: Egipto se desmembra en un sinfin de regiones gobernadas por señores feudales. El príncipe Antec, de Tebas, logra unificar bajo su cetro todo el Egipto, implanta un régimen de democracia social e inicia sus conquistas por el Sur. Al final de este período, Egipto fue invadido por los hombres. 
  3. Imperio Nuevo: También se le llama Segundo Imperio Tebano. Durante este período se establece el imperialismo teocrático: los faraones fueron grandes guerreros y conquistadores y modificaron a Egipto al máximo esplendor.

 

      A esta época pertenece Tutmés III, que extendió sus dominios hasta el Eufrates y el Tigris.  También perdió extraordinariamente el poderío Ramsés II.  En su tiempo tuvo lugar, probable mente, el éxito de los héroes dirigidos por Moisés.  Al final, el poderío egipcio se fue debilitando la causa de las guerras civiles y las discordias internas.  Hacia el primer milenio fue invadido por pueblos bárbaros y más tarde, en el año 525 a.  C., el rey persa Cambises se apodera de Egipto y lo convierte en una satrapía persa. 

Egipto, por tanto, sufrió las convulsiones internas al resquebrajarse de la organización política del estado teórico, un peso de su fidelidad y respeto profundo a la tradición. viajesreinosa

2.Una organización político-social de carácter teocrático

El gobierno era ejercido por el faraón; rey absoluto, era la suprema autoridad civil y religiosa del pueblo egipcio.  Su voluntaria era la ley.  Se le consideraba una encarnación de la divinidad y, como tal, se requiere culto y adoración.  Su palacio era un verdadero templo y cobijaba a varios sacerdotes y dignatarios que tenían una gran influencia político-religiosa.  De este doble carácter se deriva su autoridad absoluta y la constitución de las organizaciones políticas centralizadas. 

     El pueblo trabaja exclusivamente para él, dueño de todas las tierras y riquezas.  El faraón se casaba normalmente con sus hermanas para conservar mejor la sangre real.

El país estaba dividido en provincias -nomos-, por un funcionario de la clase noble, nombrado por el faraón.

     Un consejo de ancianos asesoraba en el gobierno al faraón, y un primer ministro -visir– blica.  ve ejercía la administración

     Los escribas sufrieron su carga el recaudar los impuestos, llevar a cabo la hacienda del imperio y redactar toda clase de documentos en mentos.

El pueblo estaba dividido en castas o grupos sociales.  El sacerdocio fue la categoría de más y la más influyente en una sociedad extraordinariamente apegada a sus tradiciones religiosas.  Los sacerdotes cuidaban del culto y eran los intermediarios entre el faraón y el pueblo.  Llegaron a ser temibles por su poder. Uno de los rasgos más salientes de la sociedad egipcia era la gran desigualdad social.  La mayoría de la población la constitución un campesinado pobre y miserable, a veces y excedido duramente por la nobleza y las clases privilegiadas. 

     Los esclavos fueron numerosísimos; solían ser prisioneros de las guerras, y su misión era la de trabajar la tierra y construir los grandes monumentos del Estado.  Carecían de libertad, aunque podrían comprarla. 

3.La religión egipcia y la vida de ultratumba

Los egipcios, según Herodoto, eran los más religiosos de los hombres.  La piedad divinizaba las fuerzas naturales, los animales y, sobre todo, el Nilo y el Sol, los dos factores de la riqueza de la nación. 

     Eran politeístas, es decir, adoraban a muchos dioses.  En un principio cada uno tenía su dios protector local, además de las grandes divinidades nacionales. 

     La triada más importante fue la Ra (dios supremo), Houston (el sol naciente) y Osiris (el sol poniente), con su contenido moral, simbolizado en la lucha de la luz contra las tinieblas y en el triunfo de la  justicia

Los egipcios creían en la inmortalidad del alma.  De ahí su preocupación por la vida de ultratumba.  Estas ideas religiosas influyeron en su cultura y su arte.

     Según sus creencias religiosas, el hombre estaba compuesto de dos elementos: uno material, el cuerpo, y otro espiritual, el ka o hálito viviente.  Al morir, el alma o ka comparecía ante el tribunal de Osiris para respondedor de sus actos, que se pesaban en la balanza de la verdad.  Le sirve de guía y protección el hermano de los Muertos.

     El espíritu gozaba de una vida futura feliz si en la balanza sus obras eran halladas puras y buenas. 

     Pasado el juicio, el ka necesitó un soporte para su existencia eterna.  Este soporte podría ser el cuerpo, si permanecía incorrupto; en su defecto el espíritu podría sustentarse en una estatua, su doble.  De ahí la práctica de embalsamar los cadáveres y transformarlos en momias, y de colocar en las tumbas culturas, verdaderos retratos del difunto. 

4.Sus aportaciones culturales:

La agricultura, las ciencias y las técnicas. 

La cultura egipcia fue muy importante.  Muchos de sus conocimientos se transmitieron a la Humanidad. 

     Por su riqueza agrícola, Egipto fue uno de los primeros pueblos que entraron en la Historia: hacia el Milenio antes de Cristo.  Las actividades agrícolas de los egipcios se desarrollan en las márgenes del río Nilo.  Los egipcios, pueblo tranquilo y laborioso, supieron crear una economía agrícola: la primera de la antigüedad.  Desarrollado bajo técnicas propias, introdujo el uso del arado, la pala, el azadón y crearon las técnicas del riego: norias, embalses, canales y acequias.

La economía fue principalmente continental y de carácter autárquico.  Los egipcios fueron xenófobos y de espíritu fuerte- mente nacionalista.  De aquí que han llevado, en general, una política económica cerrada y aislacionista.  El desarrollo económico se vio frenado, sin duda, por falta de un sistema monetario y crediticio.

La escritura egipcia quizás sea uno de los más grandes aportes a la Humanidad.  Crearon la forma inicial de la escritura: la representación de objetos e ideas por medio de signos. Esta escritura se denomina jeroglífica.  Pero este tipo de escritura se fue perfeccionando y simplificando cada vez más hasta lograr los primeros caracteres alfabéticos.  Fueron los primeros que sustituyeron a hacer papel; para ello utilizaban hojas de papel, secas y prensadas.  La escritura jeroglifica permaneció ininteligible hasta que el francés Champollion descifró la llamada piedra de Rosetta. 

Los egipcios fueron excelentes matemáticos; crearon la geometría y tuvieron considerables conocimientos de física y mecánica. 

     En astronomía llegaron a descubrir planetas y estrellas.  Los sacerdotes prueban se sirvieron de las estrellas para idear un calendario que sirve de base a los romanos para la formación del calendario que hoy seguimos.  Inventaron los relojes de sol, arena y agua. 

     En medicina lograron verdaderos adelantos para curar muchas enfermedades y encontraron la forma de embalsamar los cadáveres, un fin de que no se corrompieran.  Conocimiento de la circulación sanguínea y la misión del corazón como motor impulsor de la sangre.  Los médicos egipcios poseían amplios conocimientos quirúrgicos y llegaron a realizar operaciones con gran éxito. viajesreinosa

5.Un arte religioso y funerario

Las ideas religiosas y el concepto de pervivencia después de la muerte fueron las determinantes del arte egipcio.  La primera dio origen a los templos, morada de los dioses, y la segunda motivó la construcción de las tumbas o moradas del ka.  Por lo tanto, el arte egipcio debe su originalidad al doble carácter religioso y funerario. 

     Es un arte que nos refleja el poder despótico del faraón y de los señores feudales.  En general, toda la cultura egipcia está alguna vez en un orden social autocrático.

En arquitectura emplearon el sistema adintelado, con el cual lograban la impresión de reposo, quietud y estabilidad.  El deseo de eternidad parece expresarse en el uso de materiales sólidos y pesados, en el empleo de proporciones gigantescas y en el predominio de la masa y el volumen sobre los vanos.

     Los monumentos donde mejor se refleja esta estructura de ma sas son los templos y las tumbas. 

     Para los egipcios «la casa era un lugar de paso y la tumba una mansión eterna».  De ahí que las tumbas hay sus construcciones más notables. 

     Los monumentos funerarios tuvieron ser de diversos tipos: las mastabas, un modo de pirámides truncadas, de poca altura; los hipogeos o tumbas excavadas en las rocas; y las pirámides, donde se enterraba a los faraones con sus objetos personales.  Las pirámides mayores son las de Queops, Kefrén y Micerino. 

La obra escultórica es numerosísima y refleja una gran uniformidad su condición fundamentalmente religiosa.  Los rasgos esenciales de la escultura egipcia son la rigidez y el hierratismo, que se acusa en la concepción de las figuras como un volumen cerrado, con las piernas juntas y los brazos pegados al cuerpo, y el principio de la frontalidad, según el cual la figura, en cualquier posición, presenta al espectador toda la superficie torácica.

Es una estatuaria oficial y cortesana, en la que, director-mente, se representa a los faraones, sentados o de pie, rígidos y con los atributos divinos.  Son verdaderos retratos en los que los modelos han sido idealizados o ennoblecidos.  Un formalismo menos rígido se observa en las estatuas hechas a personas del pueblo, no divinizadas, distintas del faraón.  Son esculturas de un realismo sorprendente y de un naturalismo extraordinario.  Las tres más famosas son: la del Cheik-el-Beled (el alcalde del pueblo), el Escriba sentado y el busto de Nefertiti.

De un gran valor histórico son las decoraciones murales de sus tumbas, porque nos narran escenas de la vida diaria con una constante preocupación del más allá.

📌 Visita nuestro artículo sobre Destinos culturales
¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 1 Promedio: 5)

1 Comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *